La doctrina de la trinidad

En

La iglesia tradicional las escritura y la historia

Introducción

La doctrina de la Trinidad establece que Dios consiste en tres personas, en resumen, el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo. Esta doctrina ocupa un tema central en todas las denominaciones cristianas “ortodoxa”.

¿Es un tema central en la Biblia y particularmente en el Nuevo Testamento?

¿Ha sido un tema central a lo largo de la historia de la iglesia cristiana?

Tradición de la iglesia

El Credo de Nicea es una declaración formal de la iglesia sobre la doctrina cristiana creada en 325 DC. Tiene 3 secciones principales, una para cada persona de la Trinidad. Desde entonces hasta la actualidad, la Trinidad ha sido una doctrina central de todas las iglesias cristianas convencionales.

Cada servicio tradicional de la iglesia católica romana u “ortodoxa” hace mención de la Trinidad, a menudo varias veces. La doxología, “Gloria al Padre, al Hijo y al Espíritu Santo” se canta al final de cada salmo. Muchos predicadores presentan sus sermones con las palabras: “En el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo”. Muchos servicios tradicionales de la iglesia terminan con las palabras de “La Bendición”: “La bendición de Dios Todopoderoso, el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo, esté entre ustedes y permanezca siempre con ustedes. Amén”. Alternativamente, los servicios terminan con la gracia: “La gracia del Señor Jesucristo y el amor de Dios y la comunión del Espíritu Santo sean con todos ustedes” (2Cor 13:14).

La mayoría de las iglesias usan la fórmula trinitaria cuando bautizan, de acuerdo con las palabras de Jesús como se registra en Mateo 28:19: “Por tanto, id y haced discípulos a todas las naciones, bautizándolos en el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo.”

Innumerables iglesias en los países occidentales se llaman Iglesia de la Trinidad o Iglesia de la Santísima Trinidad.

Para muchas denominaciones, creer en la Trinidad es la prueba de fuego de la ortodoxia. Todas las denominaciones que creen en la Trinidad se consideran ortodoxas. Eso significa, por supuesto, católicos romanos, ortodoxos griegos o rusos, anglicanos, metodistas, bautistas, presbiterianos, etc. y muchos, pero no todos, grupos pentecostales.

Los Testigos de Jehová, los mormones, los cristianos de Cristo y otros que no creen en la Trinidad o la deidad de Cristo se consideran sectas.

Como vemos, la iglesia tradicional ha puesto un gran énfasis en la doctrina de la Trinidad. ¿Se basa esta enseñanza en las Escrituras como se debe esperar? ¿O se basa principalmente en la tradición de la iglesia?

Nos dirigiremos a la Biblia para encontrar una respuesta.

La Sagrada Escritura

La palabra “Trinidad”

¿Cuántas veces aparece la palabra Trinidad en la Biblia? La respuesta es cero. La palabra no aparece en ninguna parte desde el Génesis hasta el Apocalipsis. De hecho, ni el hebreo ni el griego tienen una palabra que significa Trinidad.

El número tres nunca está asociado con Dios de ninguna manera. Por el contrario, leemos en Deuteronomio 6: 4 (como toda persona judía sabe) “Escucha, Israel: YHWH nuestro Dios, YHWH es uno”. También tenemos las palabras claras de Jesús: “Yo y el Padre somos uno” (Juan 10:30). No dijo: “Yo y el Padre somos dos personas separadas”.

El Nuevo Testamento pone un gran énfasis en el nombre de Jesús y casi ningún énfasis en el nombre del Padre, Hijo y Espíritu Santo. Jesús usa la frase mi nombre más de 20 veces en los evangelios. Simplemente haga clic en algunas de estas referencias: Mateo 18:20, Mateo 18: 5, Mateo 24:9, Marcos 16:17, Juan 14:13, Juan 14:26, Juan 16:23. La frase nombre de Jesús aparece 10 veces en el libro de los Hechos. (Ver Hechos 2:38, Hechos 3:6, Hechos 4:18, Hechos 8:12, Hechos 16:18, Hechos 26:9.)

Pablo escribió a los colosenses: “Hagas lo que hagas, de palabra o de hecho, haz todo en el nombre del Señor Jesús, dando gracias a Dios Padre por medio de él” (Col 3:17). No escribió: “Haz todo en el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo”.

El verso más claro del Nuevo Testamento con respecto a la trinidad es Mateo 28:18,19: “Y Jesús vino y les dijo: ‘Toda autoridad en el cielo y en la tierra me ha sido dada. Por tanto, id y haced discípulos a todas las naciones, bautizándolos en el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo”. El historiador de la iglesia Eusebio (263-339 DC) cita este versículo de manera diferente. Según él, Jesús dijo: “Ve y haz discípulos de todas las naciones en mi nombre”. Esto es mucho más lógico. Después de las palabras “Todo el poder me es dado ...”, “Bautizar en mi nombre” tiene mucho sentido; “Bautizar en el nombre del Padre, Hijo y Espíritu Santo” no lo hace. Probablemente esto fue lo que Mateo escribió originalmente, pero fue modificado más tarde para ajustarse a la doctrina de la Trinidad.

Todos los bautismos registrados en el libro de los Hechos están “en el nombre de Jesús”. Ver Hechos 2:38, Hechos 8:16, Hechos 10:48, Hechos 19: 5; vea también 1Cor 1:13. ¿Podemos creer seriamente que Jesús les había dicho a sus discípulos que bautizaran “en el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo” y que ignoraran totalmente sus instrucciones?

La palabra “persona”

¿Cuántas veces aparece la palabra “persona” en la Biblia? ¡La misma respuesta que para Trinidad! ¡Cero! De hecho, ni el hebreo antiguo ni el griego antiguo tenían una palabra para persona.

¿Es el Espíritu Santo Dios?

El Antiguo Testamento apenas menciona al Espíritu Santo, pero se refiere frecuentemente al Espíritu de Dios. En el Nuevo Testamento, el Espíritu Santo (πνευμα ἁγιον) se menciona 89 veces, incluidas 40 veces en el libro de los Hechos. Creo que la mayoría de la gente está de acuerdo en que el Espíritu Santo y el Espíritu de Dios son lo mismo.

Nadie normalmente imagina que Dios y su Espíritu son dos personas separadas. Mi espíritu y yo no somos dos personas separadas. Los dos somos yo. Usted, su espíritu, su mente y su cuerpo forman la única persona que usted. ¿Son Dios y su Espíritu seres separados? La palabra hebrea para espíritu רוּחַ (ruach) y la palabra griega πνευμα (pneuma) significan literalmente viento o aliento. ¿Es el espíritu o el aliento de Dios realmente una persona separada de Dios? Nada en la Biblia indica que esto sea cierto.

¿Es Jesús Dios?

El Nuevo Testamento menciona el nombre de Jesús casi 1000 veces, pero ¿cuántas veces dice que es Dios? Sus escritores hacen muchas declaraciones maravillosas sobre Jesús, pero ninguno de ellos dice que él es Dios.

Todos los versículos anteriores podrían haber declarado claramente que Jesús era Dios. Ninguno de ellos lo hace. Otros pasajes del Nuevo Testamento nos dicen muchas cosas maravillosas acerca de Jesús; pero ninguno de ellos dice que él es Dios. Esa es la enseñanza de la iglesia, pero no la enseñanza de la Biblia.

Qué dijo Jesús mismo sobre su propia identidad? Preguntó a sus discípulos: “¿Quién dicen que soy yo?” Pedro respondió: “Tú eres el Cristo, el Hijo del Dios viviente (Mateo 16:16). Jesús dio su total aprobación a la respuesta de Pedro: “¡Bendito seas, Simón! Porque carne y sangre no te ha revelado esto, sino mi Padre que está en los cielos” (Mateo 16:17). ¿Por qué Pedro no dijo: “¿Tú eres el Cristo, el Dios viviente”? Simplemente, es porque la Iglesia nos dice que Jesús es Dios, pero la Biblia y el mismo Jesús no.

Solo un versículo en todo el Nuevo Testamento parece decirnos claramente que Jesús es Dios. Cuando Jesús resucitado entró por las puertas cerradas y le mostró a Thomas sus manos y pies perforados en las uñas, Thomas exclamó con asombro: “Mi Señor y mi Dios” (Juan 20:28). Esta no fue una declaración doctrinal sobre la naturaleza de Jesús, sino más bien una exclamación de asombro cuando se encontró cara a cara con Dios en Cristo. Él vio a Dios en Jesús. Recientemente, Jesús había dicho: “Cualquiera que me haya visto, ha visto al Padre” (Juan 14: 9).No podemos interpretar que esta declaración signifique que Jesús es Dios cuando, como hemos visto, ninguna de las declaraciones doctrinales claras acerca de Jesús hace eso.

Algunos pasajes de la Biblia son ambiguos con respecto a la Trinidad y diferentes traductores los han traducido de manera diferente. La mayoría de los traductores de la Biblia han creído en la Trinidad y han traducido estos pasajes de acuerdo con la tradición trinitaria.

Quiero decir una cosa más importante sobre este tema: si Jesús es Dios y nosotros solo somos humanos mortales, tenemos pocas esperanzas de que podamos ser como él; pero si él es el Hijo de Dios, y nosotros, recién nacidos, nos convertimos en hijos e hijas de Dios, y hermanos y hermanas de Jesús, entonces tenemos la increíble esperanza de que podamos ser cambiados y llegar a ser como él y vivir una vida como la suya.

Historia

La doctrina de la Trinidad no comenzó en los tiempos del Nuevo Testamento. Sorprendentemente, comenzó mucho antes del tiempo de Jesús. ¡Los sumerios, los babilonios, los indios, los griegos y los egipcios tenían doctrinas de trinidades de dioses! (Consulte el sitio web Ancient Trinitarian Gods para obtener más información). Varias de estas religiones afirmaron que sus tres dioses eran todos uno.

La trinidad babilónica estaba formada por Nimrod, Semiramis y Tammuz, que eran padre, madre e hijo. La trinidad hindú consistía en Brahma, Vishnu y Shiva. Otras religiones antiguas tenían trinidades similares.

Ni Jesús ni sus apóstoles enseñaron la doctrina de la Trinidad. Como hemos visto, no aparece en ninguna parte ni en el Antiguo Testamento ni en el Nuevo Testamento.

La doctrina de la Trinidad gradualmente ganó terreno hasta la época del emperador Constantino. Decretó que el cristianismo debería ser la religión del Imperio Romano, y en este momento la iglesia comenzó a adoptar festivales paganos, edificios paganos y muchas otras prácticas paganas. ¿Fue una coincidencia que este fuera el momento en que la iglesia adoptó oficialmente la doctrina de la Trinidad? Posteriormente se convirtió en la doctrina central de la iglesia.

Otras religiones tenían dioses de padre e hijo y madre, pero la iglesia no tenía una opción obvia para la tercera persona de la trinidad; entonces parece que la iglesia le dio este papel al Espíritu Santo.

Aquí debemos hacer una pregunta clave. ¿Creció constantemente la iglesia en el conocimiento de la verdad desde el día de Pentecostés hasta el tiempo de Constantino o hasta el día presente o hasta algún otro punto intermedio? ¿O la iglesia en algún momento comenzó un descenso hacia la oscuridad y el error? ¿Era la doctrina de la Trinidad la pura verdad de Dios? ¿O fue otro paso por el camino del paganismo?

Para usar el lenguaje bíblico, ¿fue la doctrina de la Trinidad un cumplimiento de la promesa de Jesús (Juan 16:13) de que el Espíritu Santo guiaría a los creyentes a toda la verdad? ¿O fue parte del cumplimiento de la predicción de Pablo de la gran apostasía (2 Tes 2: 3)?

Desde el tiempo de Constantino, la creencia en la Trinidad se convirtió en la prueba de fuego de quién era un verdadero cristiano y quién no. Cualquiera que no profesara creer en la Trinidad fue etiquetado hereje.

Esta situación ha continuado desde entonces hasta el día de hoy. La pena por la incredulidad en la Trinidad ha variado mucho a lo largo de los siglos. A veces ha sido exclusión de la iglesia nacional dominante. En otras ocasiones, incluso ha estado ardiendo en la hoguera. Hoy en día suele ser la exclusión de cualquier puesto oficial en cualquier iglesia u organización que cree en la Trinidad.

¡La doctrina de la Trinidad tiene una historia muy mala!

Debemos hacer otra pregunta: ¿cuál es la verdadera prueba de fe? ¿Es un consentimiento verbal la doctrina de la Trinidad? ¿Qué prueba dio Jesús? “De cierto, de cierto os digo que, a menos que alguien nazca del agua y del Espíritu, no puede entrar en el reino de Dios” (Juan 3: 5). ¿Qué dijo Pablo? “Cualquiera que no tenga el Espíritu de Cristo no es de él” (Rom 8: 9). Y en palabras de Juan: “Quien tiene al Hijo tiene vida; el que no tiene al Hijo de Dios no tiene vida” (1 Juan 5:12). Estas son las pruebas reales de la fe.

Las organizaciones humanas necesitan pruebas humanas para ser miembros. ¿Qué dice un candidato que cree? Pero la verdadera iglesia de Dios no es una organización humana. “El hombre (y la mayoría de la iglesia) mira la apariencia externa, pero el Señor mira el corazón” (1 Sam 16: 7).

Forasteros

La doctrina de la Trinidad es un gran obstáculo para los extraños. Si Jesús es Dios y él es una persona separada de Dios el Padre, y si el Espíritu Santo es otra persona separada, los extraños inmediatamente piensan que el cristianismo enseña la existencia de tres dioses separados.

Para los judíos, la doctrina de la Trinidad ha sido la diferencia principal entre ellos y los cristianos. La oración central en la liturgia judía se conoce como la Sh'ma - “Escucha, Israel: YHWH nuestro Dios, YHWH es uno” - שְׁמַע יִשְׂרָאֵל יְהוָה אֱלֹהֵינוּ יְהוָה אֶחָֽד - Sh'ma Yisra'el, YHWH 'EloHin' echad . Estas son las palabras exactas de Deut 6:4. Los judíos ortodoxos recitan el Sh’ma diariamente. Muchos judíos fueron ejecutados a manos de la iglesia en tiempos pasados y murieron con las palabras del Sh’ma en sus labios.

Los musulmanes también ponen un fuerte énfasis en el hecho de que Allah (la palabra árabe para Dios) es uno. Muchos de ellos piensan que los cristianos adoran a tres dioses.

Para los Testigos de Jehová, la doctrina de la Trinidad es a menudo el punto de partida que usan para tratar de mostrar a los miembros de la iglesia que las enseñanzas de su iglesia son falsas.

Resumen

Iglesia: la Trinidad ha sido la doctrina central de las principales iglesias y denominaciones cristianas durante 1700 años o más. Esta doctrina enseña que Dios es tres personas, Dios el Padre, Dios el Hijo y Dios el Espíritu Santo. Cada uno de estos es Dios y todos son uno.

Biblia: Ni la palabra Trinidad ni la palabra persona aparecen en ningún lugar de la Biblia. El número 3 tampoco aparece en ningún lugar en relación con Dios. La Biblia le da a Jesús muchos títulos maravillosos, incluido el Hijo de Dios, pero en ninguna parte lo llama Dios.

Historia: las doctrinas de trinidades existieron en las religiones babilónicas y otras antiguas mucho antes de la época de Jesús. La doctrina no ocurre en ninguna parte del Nuevo Testamento. Se convirtió en doctrina oficial de la iglesia después de que el emperador Constantino hizo del cristianismo la religión oficial del Imperio Romano y trajo muchas prácticas paganas a la iglesia. Desde entonces, las personas que no han creído en la Trinidad han sufrido todos los niveles de persecución, desde leves hasta ardientes en la hoguera.

A muchas personas que han crecido en países nominalmente cristianos se les ha enseñado la doctrina de la Trinidad desde la infancia. La mayoría de ellos lo han aceptado sin dudarlo.

Si la doctrina de la Trinidad es correcta y verdadera, debemos mantenerla firme. Si es una falsa enseñanza babilónica vestida con ropa cristiana, debemos rechazarla y rechazar las muchas otras falsas enseñanzas que las tradiciones de la iglesia nos han enseñado.

Traducido por Santiago Leal.