Cronología bíblica

Evento Años de Adán Jubileos agregados Años totales Año
Caída de Adán 0 0 0 4075 a.C.
Nacimiento de Abraham 1960 40 2000 2129 a.C.
Éxodo 2450 50 2500 1639 a.C.
Dedicación del templo de Salomón 2940 60 3000 1019 a.C.
Reconstrucción de Jerusalén 3430 70 3500 458 a.C.
Muerte de Jesús 3920 80 4000 33 d.C
Consumación de la época 5880 120 6000 1933 d.C

Introducción

Jesús nació en el 29 º de octubre del año 1 aC en el primer día de la Fiesta de los Tabernáculos. Murió en la Pascua el 1 de mayo st 33 dC y se levantó de mayo 4 º. ¡El Israel moderno se convirtió en un estado exactamente 4000 años después de la promesa de Dios de la tierra a Abraham, y fue reconocido por las Naciones Unidas en el aniversario solar del cruce del Mar Rojo!

Estos y muchos otros hechos están ocultos en las páginas de las Escrituras. Dios los ha revelado en los últimos tiempos para ayudar a su pueblo a comprender sus propósitos actuales.

La cronología es el estudio del tiempo y las fechas. La cronología bíblica es particularmente el estudio del tiempo y las fechas de los eventos en la Biblia. Las fechas y períodos de tiempo aparecen en casi todas las páginas de sus partes históricas. El capítulo 5 de Génesis da detalles de la edad de Adán cuando nació Seth, la edad de Seth cuando nació su hijo Enos y así sucesivamente hasta Noé. El capítulo 11 da detalles del hijo de Noé, Shem, hasta Abraham. Otras partes de la escritura dan las edades de los patriarcas cuando nacieron sus hijos y la duración de los reinados de los jueces y de los reyes de Israel.

Es comprensible que la mayoría de las personas no tengan idea de la importancia de todo este material y lean la Biblia como si no estuviera allí.

Cuando estaba en la escuela tenía que aprender las fechas de todos los reyes y reinas de Inglaterra. La mayoría de estos los he olvidado, principalmente porque no había un patrón o significado particular en las fechas. Aquí la cronología bíblica es diferente. Está lleno de patrones y significado.

Estos patrones no son visibles de inmediato. Como muchas otras obras de Dios, están ocultas hasta que él las revela. Nadie sabía de los patrones en un copo de nieve hasta que se inventaron los microscopios. Cientos de otros secretos científicos estuvieron ocultos para toda la humanidad hasta los últimos días de la ciencia moderna. El misterio de los propósitos de Dios para los gentiles estuvo oculto hasta que se lo reveló a Pablo. Entonces, en tiempos relativamente recientes, Dios ha abierto el tema del tiempo. Revelaciones han llegado especialmente a través de Sir Edward Denny en él siglo 19 ª, y por medio de Arthur Ware y Frank Paine y sus asociados en él siglo 20 º.

En este escrito quiero explicar los descubrimientos más importantes que hicieron, y luego dar alguna indicación de su significado tal como lo veo.

El libro de Frank Paine, Miracle of Time, ahora está disponible como un sitio web.

(Consulte la Nota final sobre algunas fechas en este escrito).

Tres Claves

Muchas personas en el pasado han intentado reunir toda la información relevante en la Biblia para llegar a un sistema de citas preciso. Algunas Biblias antiguas tienen en sus márgenes el sistema de datación del Arzobispo Ussher, quien calculó que la creación tuvo lugar en 4004 a. C. Desafortunadamente, otras personas han llegado a conclusiones diferentes, porque las diversas declaraciones de tiempo de la Biblia parecen contradecirse entre sí y las personas tienden a ignorar las declaraciones que no se ajustan a sus esquemas particulares.

Tres ideas clave desbloquean la cronología de las Escrituras:

Los ciclos de redención

Aplicando el principio de los períodos de tiempo omitidos, encontramos que la historia de la Biblia se divide en 4 períodos cada uno de exactamente 490 años, y un período de 1960 años, que es 4 veces 490. Estos períodos se conocen como Ciclos de Redención.

Si suma todos los años mencionados en las genealogías de los descendientes de Adán y luego los descendientes de Noé hasta el nacimiento de Abraham, obtendrá un total de 2008 años. Se puede demostrar que hubo 48 años entre la muerte de Abel y el nacimiento de Seth. Durante ese período, el reloj de Dios se detuvo. No pudo continuar sus propósitos redentores a través de Caín y su descendencia. Tuvo que esperar hasta que naciera Seth (la semilla designada). Restando 48 de 2008 tenemos 1960.

Desde el nacimiento de Abraham hasta el Éxodo de Egipto, encontramos 505 años registrados. Hubo 15 años desde el nacimiento de Ismael hasta el nacimiento de Isaac. Dios nuevamente esperó al niño a través de cuya simiente vendría el Redentor. 505 menos 15 hace 490.

Desde el éxodo hasta la dedicación del templo de Salomón, la Biblia en realidad registra 621 años. Sin embargo, durante ese tiempo hubo 7 períodos en que los israelitas estaban en sujeción a las tribus vecinas, como los filisteos. Las duraciones de estos 7 períodos suman 131 años. Restando 131 de 621, nuevamente obtenemos 490.

Desde la dedicación del templo hasta la reconstrucción de Jerusalén por parte de Nehemías, transcurrieron 560 años en el tiempo transcurrido, pero 70 años fueron el cautiverio judío en Babilonia. ¿Cómo podría Dios contar un tiempo como ese? Eso nos deja nuevamente con 490 años.

Desde entonces hasta la muerte de Jesús en el Calvario fueron 490 años ininterrumpidos. Sólo este período de los ciclos de 490 años se registra en la Escritura en el lenguaje velado (oculto) de la profecía de Daniel. Daniel 9:24 dice: “Setenta sietes son decretados para que su pueblo y su ciudad santa terminen la transgresión, pongan fin al pecado, expien la maldad, traigan la justicia eterna, sellen la visión y la profecía y ungir al más santo.” Fue este verso que originalmente condujo a Sir Edward Denny al descubrimiento de los ciclos de 490 años.

49 y 490 son números altamente significativos en las Escrituras. 49 años, como se menciona en Levítico capítulo 25, fueron contados como 50 años. Un año jubilar, que comenzó en el día de la expiación en el 49 º año, y terminó en el día de la expiación en el primer año del ciclo siguiente, se añadió a los 49 años para hacer 50. En este momento todas las deudas eran perdonadas, todos los esclavos liberados y todas las tierras devueltas a su propietario original. 490 años tiene 10 años de jubileo agregados y por lo tanto cuenta como 500 años. Del mismo modo, 1960 años tiene 40 jubileos agregados y cuenta como 2000 años. Es sorprendente ver de esto que el 50 º jubileo - un jubileo de jubileos - fue la salida de Egipto. ¡Qué entorno libre de esclavos! La restauración de Babilonia tenía que estar relacionada con otra jubileo - esta vez la 70 ª. La crucifixión - el éxodo final y la puesta en libertad de los esclavos - cayeron en el 80 º jubileo. 8 es el número especialmente asociado con Jesús.

Para más información sobre esto, vea The Year of Jubilee.

Nos encontramos con el número 490 en el Nuevo Testamento. Jesús le dijo a Pedro que debía perdonar a su hermano no 7 veces, sino 70 veces 7. ¡Eso hace 490! Estos ciclos de 490 años están claramente asociados con el perdón y la redención.

Los ciclos de canje se resumen en la tabla al comienzo de este artículo. La última entrada en la tabla la explicaré más adelante.

Trascendencia

Aquí debemos hacer una pausa para considerar algunas implicaciones de lo que he dicho hasta ahora.

En primer lugar, Dios tiene el control completo de la historia. Todo sucede exactamente de acuerdo con su plan. Así como los mismos cabellos de nuestras cabezas están contados, y ningún gorrión cae al suelo sin que él lo sepa, así también están todos los detalles del tiempo bajo su control. No temas. Dios cumplirá todos sus propósitos exactamente en el momento correcto. Tu vida está en sus manos.

En segundo lugar, démonos cuenta de que Dios no mide el tiempo de la misma manera que el hombre. Einstein sorprendió al mundo científico al anunciar que el tiempo era relativo. El período de tiempo entre dos eventos no es absoluto y fijo. Depende del observador. Eso es aún más con Dios. El hombre puede ver pasar 70 años cuando Dios no ve pasar el tiempo.

Entonces, ¿qué pasa con nuestras vidas personales? El tiempo se detiene para nosotros cuando damos a luz a Caines e Ismaeles. Ambos hombres representan las obras de la carne. El tiempo se detiene para nosotros cuando los filisteos o madianitas nos gobiernan. El tiempo se detiene para nosotros cuando somos llevados cautivos a Babilonia. Aprendamos las lecciones personales del reloj de Dios.

Los años no contados de Dios pueden enseñarnos algo más bien diferente. Parece que Dios solo comenzó a medir el tiempo a partir de la creación de Adán. Para el hombre por medición científica, hubo miles de millones de años antes de eso. A los ojos de Dios no había tiempo aparte del hombre. Todo lo que pasó antes fue un espacio en blanco. Hasta que creó al hombre a su imagen, el tiempo no existía.

Si esto es correcto, todo conflicto entre la cronología científica y bíblica desaparece. Cada uno tiene su propio reloj separado.

12 de junio de 1933

Hasta ahora hemos visto los 80 jubileos que componen los 4000 años de historia bíblica. ¿Qué sucede si medimos otros 40 jubileos o 2000 años (lunares) desde la muerte de Jesús? Si hacemos eso, llegamos al 12 de junio de 1933. Esta fue una fecha muy significativa en el calendario de Dios, como trataré de explicar ahora.

Hacia fines de 1932, un grupo de 6 estudiantes de la Biblia, dirigido por Arthur Ware y Frank Paine, se dedicaron a estudiar la profecía de las siete veces durante las cuales Jerusalén sería pisoteada y los gentiles gobernarían la tierra. Esta profecía ocurre 3 veces en diferentes formas en la Biblia. Está ilustrado por el sueño del rey Nabucodonosor y su cumplimiento en el capítulo 4 de Daniel. Jesús dijo que “Jerusalén sería pisoteada por los gentiles hasta que se cumplieran los tiempos de los gentiles” (Lucas 21:24). Apocalipsis 11: 2 retoma el tema, con más información en los siguientes capítulos. Un tiempo Es un período de 360 años. 7 veces es por lo tanto 2520 años. Arthur Ware y sus amigos habían observado los pasos progresivos por los cuales la tierra de Israel había sido restaurada para el pueblo judío. Habían calculado que este período de tiempo finalmente terminaría el siguiente junio y creían que Jesús luego regresaría en poder y gloria para establecer su reino. En consecuencia, convocaron una reunión en Londres en la que advirtieron que solo quedaban unos 200 días de la edad.

En abril de 1933, nuevamente emitieron una advertencia pública de que el final de la era debía cumplirse dentro de unos 40 días, aproximadamente el 12 de junio. Esta vez, la publicidad fue mayor e incluyó grandes anuncios en todos los principales periódicos ingleses, así como una gran reunión pública.

Cuando se acercó el 12 de junio, se supo que se había convocado una conferencia para los líderes de todos los principales países del mundo en Londres. Esta fue la primera vez en la historia que representantes de todos los países importantes se reunieron. Su propósito era resolver los problemas económicos del mundo, que en los últimos años habían sido muy severos. La conferencia comenzó a las 3 pm con discursos del rey Jorge V y el primer ministro británico dando la bienvenida a los delegados; pero para los ojos humanos, el día transcurrió sin cumplimiento aparente de las profecías de este grupo desconocido de hombres.

Sin embargo, hay que señalar un hecho. En todos los discursos principales en la conferencia no hubo absolutamente ninguna mención de Dios. El mundo representado por sus líderes se había reunido para resolver sus problemas, pero con total desprecio por su Creador. Aquellos acostumbrados a vivir sus vidas con poca o ninguna referencia a Dios probablemente no encontrarán nada extraño en esto, pero aquellos que conocen a Dios en realidad como el gobernante omnipotente del universo y han aprendido a ver las cosas desde la perspectiva divina pueden apreciar el significado de esta omisión A la vista de Dios, el gobierno humano había hecho una declaración clara de que podría arreglárselas sin él, y así demostró su rechazo hacia él.

La conferencia continuó durante algunas semanas, y luego se clausuró sin problemas resueltos y sin planes para nuevas reuniones. Su fracaso fue un factor contribuyente al estallido de la Segunda Guerra Mundial.

Puede encontrar información sobre esta conferencia en la London Economic Conference.

Las cosas no habían sucedido exactamente como los seis hombres esperaban, pero su convicción seguía siendo que habían actuado siguiendo instrucciones divinas. No se habían equivocado ni se unieron a las filas de los muchos maniáticos equivocados de la historia religiosa que aparentemente habían hecho predicciones similares. Se pusieron a trabajar para hacer un estudio exhaustivo de la cronología bíblica, y sus descubrimientos en los próximos años confirmaron abundantemente que había sido Dios quien había dirigido sus acciones.

Descubrieron que la medición principal de los tiempos de los gentiles no solo terminó el 12 de junio de 1933. Otros tres períodos cronológicos terminaron el mismo día, en cuatro períodos de la siguiente manera:

Cada uno de estos períodos terminó exactamente el 12 de junio de 1933.

Conocí personalmente a Arthur Ware y Frank Paine en sus últimos años, y aprecié profundamente la comunión con ellos. Ambos dieron el resto de sus largas vidas al estudio de la cronología bíblica. Se construyen sobre los cimientos puestos por Sir Edward Denny y Gratton Guinness en el siglo 19 º. Tanto Frank como Arthur están ahora con el Señor. Si todavía están estudiando cronología, no puedo decirlo con certeza.

Los hechos que presento en este artículo se derivan de sus escritos. Cualquier interpretación de estos hechos es mía y puede diferir de la de ellos.

La vida de Jesús

Nadie se sorprenderá al saber que los eventos en la vida de Jesús fueron perfectamente cronometrados por Dios. Pablo insinúa esto cuando escribe: “Pero cuando llegó el momento, Dios envió a su Hijo, nacido de una mujer, nacido bajo la ley” (Gálatas 4: 4). El momento obvio, en lógica divina, para que Jesús naciera fue en el Festival de los Tabernáculos. Jesús fue puesto en un pesebre (era el pan de vida), presumiblemente en algún tipo de refugio o tabernáculo. La Biblia no hace mención de un establo. En el año 1 aC, la fiesta de los tabernáculos comenzó el 29 de octubre.

Jesús fue bautizado por Juan en el día de la expiación, que era octubre 5 º en el 29 dC. Después de un ayuno de 40 días comenzó su ministerio el 26 º de noviembre de ese año. Este era su trigésimo cumpleaños, que era por ley el primer día que un sacerdote podía comenzar su servicio. Las bodas de Caná fue de 3 días después, el 29 de Noviembre.

La visita final de Jesús a Jerusalén fue en el año 33 DC. María de Betania ungió con aceite él 26 de abril de ese año. Jesús tenía entonces 33 (lunares) años de edad y había alcanzado el décimo día del séptimo mes en su año 34! Era su día personal de la Expiación (El Día de la Expiación es él dia 10 ° del 7 º mes). Fue exactamente 1300 días desde el Día de la Expiación cuando Juan lo bautizó en Jordania. También fue exactamente 2.000 años lunares desde el estallido de la guerra del Yom Kipur el 6 de octubre º 1973 - otro día de la expiación!

Jesús murió el viernes, 1 de Mayo y se levantó a la medianoche del domingo siendo Lunes 4 de mayo, la mañana de la resurrección. (De ninguna otra manera podría pasar 3 días y 3 noches en la tumba). Por lo que importa, la iglesia, por lo tanto, está equivocada en los detalles tanto de su nacimiento como de su muerte.

Estas y muchas otras fechas han permanecido oculto bajo las páginas de la Escritura de espera hasta que Dios les reveló a los que él había elegido para ese fin en el 20 º siglo.

La Biblia no es un libro de historia ordinario. Registra y pone énfasis en las cosas que son importantes a la vista de Dios. Algunos años breves o incluso días de importancia crítica para Dios a veces ocupan muchos capítulos. En otros momentos, muchos años o incluso siglos solo ocupan unas pocas oraciones. Dios no cuenta como el hombre cuenta. Como dijo Isaías: “Porque mis pensamientos no son tus pensamientos, ni tus caminos son mis caminos”, declara el Señor. “Como los cielos son más altos que la tierra, mis caminos son más altos que tus caminos y mis pensamientos que tus pensamientos” (55:8,9). Eso es cierto hasta que por la maravillosa obra del Espíritu Santo nuestras mentes se renuevan y sus pensamientos se convierten en nuestros pensamientos y sus caminos se convierten en nuestros caminos.

Así, encontramos que las fechas de eventos importantes a la vista de Dios están registradas, aunque profundamente ocultas, en su Libro. La vida de Jesús tiene muchos más eventos a los que se les puede dar fechas que cualquier otro período comparable de la historia de la Biblia. Así, la cronología de las Escrituras le da a Jesús el mismo lugar preeminente que la Biblia en su conjunto le da. Su nacimiento, su ministerio y su muerte son los eventos centrales de todos los tiempos y la eternidad.

Las mediciones de tiempo son como faros en un escenario. Están entrenados para brillar sobre el actor más importante, especialmente cuando realiza sus actos más importantes. Se enfocan con un brillo particular en Jesús. Sus rayos más brillantes brillan en su muerte y resurrección. También destacan su nacimiento, las fases iniciales de su ministerio y sus fases finales.

Después de los tiempos de Jesús y la iglesia primitiva, la cronología se convierte en silencio y los reflectores están atenuados, hasta que sean reorientadas a brillar en el 20 º siglo, y los días en los que estamos viviendo ahora.

Israel

En la dramática del siglo 20°, creo que el pueblo judío y la tierra de Israel han visto los acontecimientos más dramáticos que los de cualquier otra nación. Ningún pueblo se ha dispersado por todo el mundo durante casi 1900 años y luego regresó para reclamar su país original. La trágica destrucción masiva de 6 millones de judíos por parte de los nazis bajo Hitler también debe ser única en la historia (aunque Amán el agagita intentó lo mismo en la época de Esther).

Quizás no sea sorprendente para aquellos que hayan leído hasta aquí, cada evento importante en él siglo 20 ª en relación con Israel y los Judios ha sido el tiempo exactamente por Dios. Los siguientes hechos ilustran esto.

Como he dicho, Jesús predijo que Jerusalén sería pisoteada por los gentiles hasta que los tiempos de los gentiles se cumplieran. Estos tiempos son 7 períodos de 360 años cada uno, totalizando 2520 años. Jerusalén se debilitó cada vez más y finalmente cayó ante los babilonios bajo Nabucodonosor durante un período de tiempo. Los judíos fueron restaurados a la tierra de Israel y Jerusalén liberados del dominio extranjero durante un período de tiempo correspondiente. Dos de los principales eventos fueron la liberación de Jerusalén de los turcos en 1917 por el general Allenby y la declaración del estado de Israel en 1948. El intervalo entre estos y los principales eventos en el declive y la caída de Jerusalén fue exactamente 2520 años.

Israel declaró un estado independiente el 14 de mayo º 1948, y fue reconocido por los EE.UU.. Esta fecha marcó el fin de los tiempos de los gentiles. 3 días después, el 17 de mayo ª la URSS reconoció a Israel, exactamente 4000 años desde el día en que Dios confirmó su pacto con Abraham prometiéndole la tierra - entonces llamada Canaán (Gn 15). El estado de Israel fue finalmente reconocido por las Naciones Unidas 360 días después, el 11 de mayo de 1949 a la medianoche. ¡El éxodo tuvo lugar a la medianoche del 11 de mayo de 1639 a. C.! Varias otras medidas de tiempo exacto se relacionan con el comienzo del Estado de Israel.

¿Qué pasa entonces con el holocausto? Dios advirtió a Abraham de un “horror de gran oscuridad” (Gn 15:12) que estaba por venir. Esto se cumplió en primer lugar por una oscuridad de 3 días en la tierra de Egipto; y luego en una oscuridad de 3 horas cuando Jesús colgó de la cruz; y finalmente por una “oscuridad” de 3 años cuando 6 millones de judíos perecieron en los campos de concentración de Europa. Estos eventos están vinculados cronológicamente, pero los detalles están más allá del alcance de este artículo. 3 años después del final del terrible escenario de "muerte" del holocausto, vemos la resurrección manifestada en el establecimiento del estado de Israel.

Jerusalén, la ciudad de la paz, en el curso de la historia ha sido asediada no menos de 30 veces y destruida al menos 3 veces. Fue el lugar que Dios eligió, bajo el Antiguo Pacto, para poner su nombre. Desde su asedio por Nabucodonosor en 588 a. C. hasta que finalmente regresó a manos israelíes en junio de 1967, fue en palabras de Jesús, “pisoteado por los gentiles”. El pueblo judío ha pasado la mayor parte del tiempo interviniendo en la diáspora o dispersión en todo el mundo. Podemos y debemos maravillarnos ante la sorprendente demostración de la mano de Dios en su restauración a la tierra de Israel y alabar a Dios por lo que ha hecho por ellos. ¿Pero hay más para nosotros para aprender? Creo que hay una lección profunda e importante en su historia que la mayoría de la gente no ha visto.

El Israel natural visible es una imagen del verdadero Israel espiritual de Dios. Sobre la Jerusalén natural debemos ver la Jerusalén celestial. La Jerusalén celestial también ha sido pisoteada por gentiles espirituales, y su gente se ha dispersado lejos de su tierra espiritual. Durante siglos, los papas, obispos y sacerdotes paganos (espiritualmente gentiles) han gobernado sobre el verdadero pueblo de Dios y los han tratado espiritualmente de la misma manera que los gentiles naturales han tratado a los judíos. Mucho después de la reforma, el mundo protestante continuó con el legado centrado en el hombre de la iglesia católica, aunque cambió su forma externa. Aún con demasiada frecuencia, el ciego no solo lidera al ciego, sino que también intenta liderar al ciego parcial.

Al mismo tiempo que libera a la Jerusalén terrenal del dominio gentil, creo que Dios ha estado liberando a la Jerusalén celestial del dominio pagano. En los últimos 30 años, un gran número de personas abandonaron las iglesias establecidas y se reunieron con sencillez en sus hogares con Jesús en el centro. Han escapado del control eclesiástico y la dominación. Espiritualmente, este es un gran paso en el proceso de regresar de una diáspora espiritual y reclamar la ciudad santa.

El mismo año 1948 que vio el surgimiento del estado de Israel también vio un avivamiento más significativo en todo Estados Unidos. El énfasis de este avivamiento fue el “ministerio del cuerpo”. Las iglesias ya no estarían dominadas por un solo director administrativo, en forma de pastores, ministros o sacerdotes. Cada creyente era un miembro del cuerpo de Cristo, y cada uno podía cumplir su función e impartir vida espiritual a los demás.

La mayoría de la gente ignora tanto la historia judía como la historia de la iglesia como para comprender el impacto total de lo que estoy diciendo. La historia judía es un tema embarazoso para la iglesia. Los judíos han sido perseguidos, asesinados y masacrados en casi todos los países de la Europa nominalmente cristiana. A través de los siglos han sufrido todo tipo de discriminación racial. A menudo, justo cuando parecían estar seguros y prósperos en un nuevo país, surgió una nueva persecución y tuvieron que huir con poco más de lo que sus manos podían cargar para comenzar de nuevo de la nada y construir sus vidas y sus comunidades. A la luz de muchos siglos de tal sufrimiento, el establecimiento del estado de Israel en cumplimiento de la profecía bíblica y siglos de oración judía adquiere un nuevo significado. Aquí por fin había un refugio seguro y un hogar para el pueblo judío. Aquí, por fin, en palabras del himno nacional de Israel, pudieron ser “personas libres en nuestro propio país”.

La historia de la iglesia es una historia paralela. Cuando está escrito por la iglesia, a menudo es un catálogo de herejías y doctrinas erróneas y otros delitos cometidos contra el establecimiento. La verdad está muy lejos de eso. La profecía de Pablo en 2 Tesalonicenses 2:3,4 se ha cumplido, “... ese día no vendrá hasta que ocurra la rebelión y se revele al hombre sin ley, el hombre condenado a la destrucción. Se opondrá y se exaltará a sí mismo por todo lo que se llama Dios o se adora, de modo que se instale en el templo de Dios y se proclame Dios.” El hombre sin ley se ha establecido en medio de la iglesia organizada visible. Las doctrinas, tanto verdaderas como falsas, se han utilizado para suprimir y controlar las mentes de los hombres y someterlas. Muchos millones en el curso de la historia de la iglesia han sido ejecutados por oponerse a la iglesia por la libertad y la verdad. Muchos, muchos más han vivido, pero en la esclavitud espiritual y la oscuridad.

Ahora, por fin, ese día ha llegado y el hombre sin ley ha sido revelado. La Jerusalén celestial está siendo liberada de aquellos que la han pisoteado.

Una nueva era

Debemos regresar ahora al 12 de junio de 1933. ¿Qué sucedió realmente en esa fecha tan importante? Creo que fue el comienzo de una nueva era. Creo que en ese momento entramos en el Día del Señor.

Algunos puntos de inflexión en la historia, tanto divinos como seculares, son dramáticos y ampliamente publicitados. Otros están casi ocultos a la vista.

El nacimiento de Abraham ocurrió, como hemos visto, exactamente 2000 años (redención) de Adán. Como Taré (¿de quién se sabe cuánta gente sabe?) Sostenía a su pequeño hijo en sus brazos, apenas podía creer que ese bebé se convertiría en el nombre más conocido de la historia. Todo cristiano, judío y musulmán conoce el nombre de Abraham (אברהם o ابراهيم !). Con Dios, una nueva era había comenzado, pero nadie en la tierra lo sabía.

Así también 500 años después, una gran compañía de esclavos huyó de una de las superpotencias del mundo. Moisés sacó a los israelitas de Egipto. La importancia del evento fue mucho más allá de lo que cualquiera podría haber soñado en ese momento.

1500 años después de eso, en un rincón remoto del imperio romano, un líder religioso poco conocido llegó a un final muy doloroso por el método romano estándar de ejecución. Exteriormente, fue solo uno de los muchos desafortunados que se equivocaron con las autoridades romanas. Para Dios y para nosotros ahora fue el punto de inflexión supremo de toda la historia.

Tanto Pedro (2Pedro 3:10) como Pablo (1 Tes. 5:2 ) dijeron que el día del Señor vendrá como ladrón en la noche. Cuando los ladrones llegan por la noche, nadie sabe mucho al respecto hasta que amanece al día siguiente. Solo entonces se descubre lo que se ha tomado.

A ambos lados de nuestra fecha en 1933 hubo dos guerras en las cuales la humanidad nunca había visto algo así. La historia no tiene nada que pueda compararse con ellos. Ellos jugaron su papel en el comienzo de una nueva era.

El mundo oculto cree que estamos en una nueva era, y quieren reclamarlo para su maestro. El hombre de la calle sabe que estamos en una nueva era. Ya sea que él lo llame la era científica, la era nuclear, la era de las computadoras o cualquier otro nombre, está claro que el mundo ha cambiado de manera irreversible y en casi todos los países desde la época de nuestros abuelos. A veces parece que solo la iglesia duerme con la creencia de que todo sigue igual que siempre.

El día del señor

El cuarto mandamiento dice: “el séptimo día es sábado para Jehová tu Dios” (Ex 20:10). Tanto los escritores del Antiguo como del Nuevo Testamento hablan de un futuro “Día del Señor”. El sábado es una imagen de este día futuro. “Un día”, como aprendemos de Pedro, “está con el Señor como mil años” (2Pedro 3:8). 6 días son como 6000 años. ¡Los 6 días o 6000 años del hombre ya han terminado y el Día del Señor ha comenzado!

Desde Adán hasta el siglo pasado, Dios permitió que el gobierno humano gobernara la tierra. A nivel nacional, nombró y permitió que reyes, presidentes y primeros ministros gobernaran los países del mundo. A nivel económico y social, los amos han gobernado sobre los sirvientes y los jefes sobre los trabajadores. A nivel familiar, los esposos han gobernado sobre las esposas y los padres sobre los hijos. En las iglesias, obispos, sacerdotes y pastores han gobernado sobre sus llamados rebaños. Pero en cada uno de estos niveles hemos visto un fracaso, y ahora estamos presenciando su disolución. En junio de 1933, Dios terminó oficialmente con el gobierno humano. Seis en la Biblia es el número de hombres y 6000 años en dos cálculos separados habían llegado a su fin. Siete es el número de Dios y ahora debe comenzar la regla divina.

Dios ahora está preparando al “niño varón” que gobernará la tierra con una vara de hierro. Solo hay una calificación para gobernar, y esa es semejanza con Jesús. Su justicia, su sabiduría, su poder y su amor son todos esenciales para el gobierno del mundo. Estas cualidades están notablemente ausentes en los líderes mundiales de hoy, incluso en aquellos pocos que dicen ser sus seguidores. Aquellos a quienes Dios está llamando a gobernar el mundo deben y deben compartir primero el rechazo y la crucifixión de su maestro. Solo aquellos que han compartido sus sufrimientos pueden reinar con él. Durante esos sufrimientos serán purgados y purificados y liberados de su naturaleza carnal.

En estos días Dios está haciendo una obra en la iglesia visible. Él está haciendo otro trabajo en la tierra de Israel y entre su pueblo, los judíos. En cada actividad del Espíritu de Dios nos regocijamos y lo glorificamos; pero creo que su trabajo principal en este momento es la preparación tranquila y oculta del "niño varón" que debe reinar con Cristo.

Hemos llegado al final de 6000 años desde Adán, y también estamos al final de 2000 años lunares desde la crucifixión y resurrección de Jesús. Estuvo 2 días en la tumba y el tercer día resucitó de entre los muertos. Así como Jesús la Cabeza pasó 2 días literales en la tumba, su cuerpo ha pasado 2 días cada uno de mil años en la tumba; pero esos 2 días ya terminaron y el glorioso tiempo de la resurrección de su cuerpo ya está cerca. Es hora de que sus santos salgan de sus tumbas y entren en la Ciudad Santa. Es hora de quitarse la ropa de la tumba y salir como Lázaro de la tumba.

Vemos esta gran verdad de la resurrección proclamada visiblemente ante nuestros ojos en la nación de Israel. Esta nación ha salido de las tumbas donde su gente ha sido enterrada en todas las demás naciones del mundo y ha reclamado su propia tierra. Así también el pueblo espiritual de Dios debe surgir de sus tumbas de esclavitud denominacional y cautiverio babilónico, donde han languidecido durante dos milenios y avanzar para poseer su tierra prometida.

Conclusión

Cuando Jesús se paró en el Monte de los Olivos y lloró sobre la ciudad de Jerusalén (Lucas 19:41-44), predijo todas las cosas que le ocurrirían porque su gente no sabía el momento de su visita. Pedro y los otros discípulos reconocieron a Jesús por la revelación del Espíritu Santo. No creo por un momento que lo hayan reconocido al estudiar la profecía de Daniel. Los escribas y los fariseos, por otro lado, eran estudiantes de las Escrituras. Incluso sin una revelación divina, podrían haber sabido el momento de su visita y estar preparados para la venida del Mesías de Israel.

Hoy es un tiempo fresco de visitación divina. Debemos saber eso, primaria y fundamentalmente, por el testimonio interno del Espíritu Santo. El estudio de las Escrituras y su cronología oculta se para en el cuadro de testigos para confirmar lo que el Espíritu Santo nos dice.

Suplemento

Ahora quiero dar una lista de algunos de los eventos más importantes con sus fechas, en las Escrituras y en los tiempos modernos. Aquí simplemente estoy reproduciendo sin explicación o comentario algunos de los hallazgos de Arthur Ware y Frank Paine. Donde se sabe y cuando es relevante, también he incluido el Festival en el que ocurrió el evento.

Vale la pena mencionar otro punto. Nuestro calendario actual está dos días atrás de lo que era el calendario en el tiempo de Jesús. Esto se debe a que cuando el Papa Gregorio corrige el error acumulado en el calendario en 1582, sólo 10 días omite cuando debería haber omitido 12. La implicación de esto es que aunque Jesús nació en el 29 º de octubre, el aniversario de su nacimiento es en realidad el 27 º.El aniversario de su muerte es 29 de abril, a pesar de que en realidad murió el 1 de mayo.

Lista de fechas

Evento Fecha Era Festival
Primer día de la semana de la creación 4/3/4075 a. C.
Caída de Adán 19/4/4075 a. C.
Comienzan los años de redención 20/4/4075 a. C.
La inundación 15/6/2470 a. C.
Abraham nacido 23/11/2129 a. C.
Jacob entra a Egipto 1848 a. C.
Éxodo 12/5/1639 a. C.
Cruce del mar rojo 14/5/1639 a. C.
Israel entra en Canaán 16/4/1599 a. C.
Jericho cae 12/5/1599 a. C.
Saúl se convierte en rey 1111 a. C.
David se convierte en rey 1072 a. C.
Salomón se convierte en rey 1032 a. C.
Dedicación del templo de Salomón 28/10/1019 a. C. Tabernáculos
La profecía de Isaías sobre Emmanuel 3/5/742 a. C.
Jerusalén asediada por Nabucodonosor 8/1/588 a. C.
La visión de Daniel de las 70 semanas 22/6/537 a. C.
70 semanas comienzan 24/4/458 a. C.
Gabriel visita a María 31/1/1 a. C.
Juan el Bautista nacido 4/6/1 a. C.
Jesús nacido 29/10/1 a. C. Tabernáculos
Comienza el testimonio de Juan el Bautista 25/4/26 d.C
Juan bautiza a Jesús 5/10/29 d.C Expiación
Jesús comienza su ministerio 26/11/29 d.C
María unge a Jesús en Betania 26/04/33 d.C Expiación
Jesús muere 1/5/33 d.C Pascua
Jesús resucita de la muerte 4/5/33 d.C Primeros frutos
Jesús llevado al cielo 13/6/33 d.C
Pentecostés en Jerusalén 22/6/33 d.C Pentecostés
Pentecostés gentil en la casa de Cornelio1 22/6/36 d.C Pentecostés
Predicción de fin de edad 27/11/1932 d.C
Consumación de la época 12/06/1933 d.C
Israel se convierte en un estado2 14/5/1948 d.C
Guerra de los seis días 5/6/1967 d.C
Guerra de Yom Kipur3 6/10/1973 d.C Expiación

1 Exactamente 3 años desde el Pentecostés en Jerusalén.

2 Exactamente 4000 años lunares desde la llamada de Abraham y en el aniversario del cruce del Mar Rojo.

3 Exactamente 2000 años lunares desde el Día de la Expiación cuando María ungió a Jesús.

Nota final

Dos estudiantes de cronología, Derek Walker y Martin Thompson, han estudiado la cronología de Arthur Ware con la ventaja de los programas de computadora que no estaban disponibles en los días de Arthur Ware y han presentado varias modificaciones a su cronología. Ellos han mantenido su estructura básica, especialmente los años jubilares y la fecha final de 12 de junio º 1933; pero han disputado las fechas de la vida de Jesús, incluyendo su nacimiento, muerte y resurrección. La datación de la vida de Jesús es, por supuesto, de gran interés, pero creo que la parte más importante de este escrito es la secuencia de años jubilares y la fecha de 12 de junio º 1933 que indica el final de una época y el inicio de una Nueva época con Dios.

Traducido por Santiago Leal.