Creación y Evolución

Introducción

Para algunas personas, hay dos tipos de tas : Creacionistas y evolucionistas . Los creacionistas somos nosotros, y los evolucionistas son ellos. Los creacionistas creen en la Biblia y los evolucionistas la rechazan. Los creacionistas son los buenos y los evolucionistas son los malos.

Para muchas personas, todo esto no es un tema muy importante. Están seguros de que debe haber alguna respuesta, pero sienten que no es su problema.

Para algunas personas es un tema crítico que incluso puede socavar su fe.

Creo que el tema es importante, porque nuestro concepto de Dios está en juego. Un Dios que crea el universo en 6 días tiene un carácter diferente de un Dios que lleva 15 mil millones de años sobre él.

Quiero saber todo lo que puedo y debo sobre mi Dios. Primero porque me ha llamado a ser como él, y segundo porque no quiero ser un testigo falso.

El Caso Creacionista

Consideremos el caso del “creacionista”.

Su primer argumento es llamarse a sí mismo creacionista y a su oponente evolucionista, y así asumir que los dos conceptos son incompatibles. Génesis capítulo uno versículo uno dice: “En el principio Dios creó los cielos y la tierra”. “No solo evolucionó”, dice el creacionista. “Según la Biblia, Dios lo creó”.

Este es un falso contraste. La creación y la evolución no son opuestos incompatibles. Alguien (que había perdido la memoria) podría decir: “No creo que haya surgido a través de un hombre que implanta una semilla diminuta dentro del cuerpo de una mujer, que de alguna manera contenía un patrón completo de cómo iba a crecer. Creo que Dios me creó tal como soy ahora”. Usted respondería: “Dios te creó. Él no agitó una varita y te hizo materializar de la nada como un adulto completamente desarrollado. En su lugar, ideó procesos bastante increíbles que conocemos como concepción, nacimiento y crecimiento mediante los cuales has pasado de ser una semilla diminuta a una persona adulta. Tienes un cuerpo maravilloso e increíblemente complejo, pero los procesos por los cuales pasaste de esa semilla a lo que eres ahora son igualmente maravillosos”.

La verdadera pregunta que tenemos ante nosotros no es: “¿Dios creó el universo o simplemente evolucionó?”. Más bien es: “¿Dios creó el mundo, al pronunciar una palabra de mando que hizo que las cosas se materializaran instantáneamente de la nada, en más o menos el estado en que las vemos hoy? ¿O ideó un proceso llamado evolución por el cual durante millones de años con paciencia infinita produjo lentamente el universo que ahora vemos?

Ambos métodos de trabajo pueden describirse como creación. ¡Es solo que uno es rápido y el otro es lento! - Al menos por ideas humanas del tiempo. Podría hacer la pregunta: “¿Qué es más grande, un Dios que puede crear un universo en seis días o un Dios que emprende proyectos de 15 mil millones de años?”

El hombre es creado a imagen de Dios y usa herramientas para todo lo que hace. Él no construye con sus propias manos. Comenzó con herramientas primitivas como martillos, sierras, hachas y limas. A partir de estos, hizo herramientas mecánicas más complejas que comenzaron a hacer su trabajo por él. A partir de ellos, ha construido herramientas cada vez más sofisticadas de gran potencia y precisión, a menudo con aplicaciones altamente especializadas. Con estas herramientas, puede abordar proyectos increíblemente complejos, como la construcción de enormes aviones a propulsión y grandes edificios o instrumentos muy delicados que nunca podría haber hecho con sus propias manos.

De la misma manera, Dios hizo leyes físicas elementales como la gravedad y el electromagnetismo. A partir de estos, ideó leyes más complicadas, como la fisión nuclear, la fusión y la radiactividad. Sin ser demasiado científico, podríamos decir que a partir de las leyes de la física construyó las leyes de la química. De las leyes químicas hizo las leyes de la biología, y de ellas las leyes de la evolución. Estas y muchas otras leyes fueron sus herramientas para construir el universo en su conjunto, y el mundo donde nos ha colocado con toda su vida vegetal, animal y humana.

Las personas que tienen hambre de milagros y lo dramático y quieren un enfoque simplista se inclinarán hacia una visión de la creación de 6 días. Las personas que son más maduras en su comprensión pueden estar listas para considerar una visión de la creación que demore mucho más.

La mitología griega creía que la diosa Atenea salía completamente vestida de la cabeza de Zeus. Creemos que Jesús vino menos dramáticamente, pero mucho más maravillosamente por el proceso humano normal de concepción en el vientre de María. (Normal, eso es lo que la mayoría de la gente hubiera sabido).

El tamaño del universo es relevante para nuestra discusión. Nos muestra la escala en la que Dios está preparado para trabajar. Kilometros millas o son una medida demasiado pequeña para distancias astronómicas. Los astrónomos usan años luz, que son la distancia que recorre la luz en un año. La luz de la luna nos alcanza en poco más de un segundo. Desde el sol se tarda 8.3 minutos. Desde la estrella más cercana se necesitan 4.3 años. Se cree que nuestra galaxia tiene 100,000 años luz de diámetro. El borde del universo visible parece estar a unos 10.000 millones de años luz de distancia.

Dios ha creado el universo a una escala inimaginablemente grande. Solo es consistente si ha actuado en una escala comparable con el tiempo. El tiempo y el espacio, como nos dijo Einstein, están interconectados. La luz tarda mucho más de 6000 años en viajar a través del universo. 15 mil millones de años coinciden con el tamaño masivo del universo.

¿Descendiente de Monos?

Algunas personas dicen con gran emoción: “No creo que haya descendido de un mono”. Jesús podría haber dicho con mucha más emoción y más justificación: “No creo que descendiera de Adán”.

A mi entender, hay tres grandes abismos infranqueables en la historia evolutiva.

  1. ¿Cómo puedes pasar de la materia química sin vida a las órdenes totalmente más altos de vida vegetal y animal?
  2. ¿Cómo puedes pasar de un animal tonto al orden totalmente superior de la vida humana que puede razonar, hablar, reír, llorar, inventar, rezar y adorar?
  3. ¿Cómo puedes pasar de un ser humano pecaminoso y corrupto con la naturaleza de Adán al orden divino de vida totalmente superior e impecable como se expresa en Jesucristo?

No tenemos constancia de cómo tuvieron lugar las dos primeras transiciones. Ningún ser humano estaba allí para mirarlos y grabarlos. El tercero está registrado para nosotros en las Escrituras. Dios interviene sobrenaturalmente para romper la cadena natural de la herencia humana. María concibió a Jesús por el Espíritu Santo. Solo una persona en la tierra sabía de primera mano lo que había sucedido, y esa era Maria misma. José tuvo una revelación de un ángel del Señor para confirmar sus palabras. Todos los demás tuvieron que confiar en su testimonio, y sin duda muchos no les creyeron. El carácter y la vida de Jesús corroboran lo que dijeron. Era completamente diferente de todos sus antepasados. La cadena natural de la herencia se había roto.

Cuando Jesús fue concebido, Dios comenzó una nueva creación con un milagro sobrenatural de inmensa consecuencia, pero todo esto se ocultó de casi toda la raza humana.

Quizás alguna intervención milagrosa creó los primeros organismos vivos a partir de materia química muerta hace millones de años. Tal vez la transición del mono al hombre se produjo de manera similar. Tal vez hubo otras intervenciones divinas que separaron diferentes especies en diferentes momentos. Estoy especulando, y nadie puede decirnos con certeza, pero al menos este punto de vista concuerda con la ciencia y las Escrituras y con lo que podemos ver y observar de los caminos de Dios.

24 Horas al Día

Génesis capítulo uno repite la frase la tarde y la mañana fueron el primer día, ... el segundo día, ... el tercer día y así sucesivamente.

¿No implica esto un día literal de 24 horas? El significado normal de la palabra día es un período de luz desde poco antes del amanecer hasta poco después del atardecer. Científicamente, esto es el resultado de la rotación de la Tierra sobre su eje. Si la tierra girará más lentamente, un día sería más largo. Si girara más rápido, un día sería más corto. Un día en Marte tiene casi la misma duración que en la Tierra. En Venus, un día equivale a 243 de nuestros días. Un día en Júpiter es solo de unas 10 horas. Un día en el sol no tiene absolutamente ningún significado. Hay luz todo el tiempo.

La palabra día no tiene el significado rígido fijo que a primera vista parece tener. Su duración está relacionada con el giro de la tierra. Antes de que existiera la tierra, no existía lo que normalmente entendemos por la palabra día.

La palabra hora no tiene significado propio, pero se deriva dividiendo un día en 24 períodos iguales. Los minutos y segundos se derivan de la misma manera de las horas.

Incluso el tiempo en sí no puede medirse con certeza. Según la ciencia moderna, los observadores que viajan a diferentes velocidades medirían diferentes períodos de tiempo para el mismo evento.

El tiempo como el espacio no es algo absoluto que siempre ha existido. Ambos fueron creados por Dios, y ambos tendrán un final.

Creación de Sol y Estrellas

Ahora debemos considerar un problema grave de la posición del “creacionista”. Génesis 1:14-17 describe la creación del sol, la luna y las estrellas como el cuarto día, después de la creación de la tierra. Toda evidencia científica apunta a la existencia del sol, ya sea antes o al mismo tiempo que la tierra. Algunas de las estrellas son ciertamente mucho más antiguas que nuestro sol.

Un extremista podría resolver el problema al considerar que Dios es todopoderoso y que puede hacer absolutamente cualquier cosa. Pudo haber creado el sol y las estrellas después de la tierra. Eso es verdad a medias. Hay cosas que Dios no puede hacer. Dios no puede mentir! Él no puede crear evidencia falsa - falso testimonio - para la edad de la tierra, el sol y el universo.

Una visión más común es que el sol y las estrellas se crearon mucho antes que la Tierra, pero solo se hicieron visibles al cuarto día, o edad, de la creación. El problema con ese punto de vista es que nuestros versos claramente usan la palabra hizo. Dios hizo dos grandes luces. También hizo las estrellas. Si afirma que toma las palabras literalmente, no puede cambiar su significado para adaptarse a su interpretación. Hecho es diferente de se hizo visible.

Si somos honestos, debemos admitir que Génesis capítulo uno no está literalmente de acuerdo con la ciencia moderna. Refleja la opinión, sostenida por casi toda la raza humana hasta hace poco, de que la tierra era el centro del universo y que el sol y las estrellas giraban a su alrededor.

¿Por lo tanto, rechazamos Génesis capítulo uno como sin valor? La respuesta es no. Es posible que este pasaje no nos enseñe ciencia, pero hay cosas de mucho mayor valor que podemos aprender de él. Muchos pasajes de las Escrituras tienen poco valor en la superficie, pero cuando el Espíritu Santo nos revela sus significados más profundos, adoramos a Dios con asombro en las alturas y profundidades de su sabiduría. Aquí ofreceré algunos pensamientos introductorios sobre el significado espiritual del capítulo uno de Génesis. Una discusión más profunda no es el propósito de este escrito.

La Nueva Creación

Nosotros mismos, si nacemos del Espíritu, somos una nueva creación en Dios. La nueva creación de Dios en el espíritu es mayor que su antigua creación en el ámbito de la naturaleza. En nuestro estado natural, nosotros, al igual que la tierra, no tenemos forma, estamos vacíos y en la oscuridad. La nueva creación de Dios en nosotros comienza cuando dice: “Que haya luz”. Sin luz no puede haber nada. Luego separa la luz de la oscuridad.

Dos procesos adicionales de separación deben tener lugar antes de que haya vida. Dios creó un firmamento o expansión entre las aguas de arriba y las aguas de abajo. Las aguas de arriba son las aguas puramente vivificantes del Espíritu Santo. Las aguas de abajo son las aguas corruptas y saladas de la religión y las obras del hombre que no dan vida real.

Después de eso, separó el mar y la tierra seca. Este proceso de separación también tiene su contraparte espiritual en nuestras vidas.

Dos pasos más fueron necesarios antes de que el mundo estuviera listo para la vida. En el tercer día, Dios creó plantas y árboles, el reino vegetal, para proporcionar comida y refugio. El cuarto día hizo el sol y la luna. El sol representa a Jesucristo dando luz y calor. La luna tal vez representa a la iglesia, reflejando la luz del sol.

Al quinto día Dios creó los peces y las aves. Los peces viven en el agua, que representa la carne. Las aves viven en el aire, lo que simboliza el espíritu. Jesús llamó a sus discípulos para ser “pescadores de hombres”. Cuando se atrapa un pez, se saca del agua y muere. Entonces, cuando venimos a Jesús, dejamos el reino carnal y morimos para nosotros mismos. Nos convertimos en pájaros que viven en el aire y desafían la ley de la gravedad. Así nos movemos del reino de la carne al reino del espíritu.

En el sexto día llegamos a la culminación de la creación de Dios, que es el hombre. El propósito de Dios para nosotros es que debemos ser hombres espirituales, que tengan entendimiento espiritual, sabiduría, fortaleza y madurez.

Demostraciones de Evolución

Jesús declaró el principio de la evolución en Juan capítulo 15 versículo 2. Él dijo: “Él corta cada rama en mí que no da fruto, mientras que cada rama que da fruto lo poda para que sea aún más fructífera”.

Pablo les dijo a los Tesalonicenses (en 1 Tes. 5: 21) que “prueben todo y se aferran a lo bueno”.

En el mundo natural, las especies evolucionan hasta que encajan perfectamente en el hábitat en el que se encuentran. La descendencia que está mal adaptada a su entorno se extingue o muere. La descendencia que está mejor adaptada vive más tiempo y tiene hijos que heredan sus características ventajosas.

El camuflaje proporciona un ejemplo obvio. Si un insecto tiene descendencia de colores ligeramente diferentes, los que tienen el mejor camuflaje en su contexto vivirán más tiempo y, por lo tanto, tendrán más descendencia. Estos descendientes heredarán el color de sus padres. El mejor camuflado de su descendencia tendrá más probabilidades de vivir y reproducirse. Al final, después de que este proceso haya durado lo suficiente, los insectos se mezclarán perfectamente con su entorno.

Algunas personas sinceras objetarán que este tipo de explicación le quita la gloria a Dios. Insisten en que Dios hizo todo perfectamente adaptado a su entorno. La respuesta nuevamente es: “Sí, lo hizo, pero lo hizo por el proceso de evolución”. ¿Qué es más grande, un Dios que crea espontáneamente especies perfectamente adaptadas a su entorno, o un Dios que crea una ley que crea especies perfectamente adaptadas a su entorno? El primer concepto atrae al niño y el segundo al adulto.

El hombre ha simulado el proceso de evolución para mejorar los animales domésticos. Él permite que los mejores animales se reproduzcan y transmitan sus características y deja que otras cepas se extingan. El resultado son vacas que dan más leche, cerdos que tienen más carne, caballos que son más rápidos y fuertes, perros que realizan sus diversas funciones mejor que sus antepasados, y así sucesivamente.

El hombre ha hecho algo similar con sus propios inventos. Cualquier desarrollo o idea que sea buena y beneficiosa se conserva y mejora aún más. Los cambios que resultan sin fines de lucro o incluso retrógrados se descartan y se olvidan.

Los autos evolucionaron de vehículos engorrosos que bebieron grandes cantidades de gasolina y se arrastraron lentamente a las maravillas aerodinámicas elegantes y eficientes que tenemos ahora. Comenzaron como símbolos de estado para los ricos, que avanzaban a gran velocidad con corredores en el frente para despejar el camino. Desarrollaron luces, bocinas, calefacción, velocidad, comodidad, sistemas de bloqueo, eficiencia y muchas otras características que originalmente no tenían. Su precio se ha reducido al nivel en el que todos en un condado desarrollado esperan tener uno.

Las computadoras han evolucionado de la manera más espectacular desde los dinosaurios de los años cincuenta hasta la magia técnica de hoy.

Las casas han evolucionado desde árboles, cuevas y chozas de barro hasta las sofisticadas viviendas modernas en las que ahora vivimos.

El hombre es creado a imagen de Dios y cuando él mismo crea, imita a su creador. Él usa el proceso de evolución.

La Biblia misma es un registro de revelación evolutiva. Jesús no nació de Eva para arreglar las cosas, el día después de que Adán cayó. En cambio, nació de María miles de años después en la plenitud de los tiempos. Dios había podado y desarrollado el mundo y su raza elegida a través de profetas y juicios para estar listo para recibirlo.

Mi experiencia de Dios (y sin duda la suya también) ha sido evolutiva. Dios ha tenido que “desarraigar y derribar, destruir y derrocar, construir y plantar” (para citar a Jeremías 1:10) en mí y en ti. Por nuestra parte, hemos tenido que probar todo y aferrarnos a lo que es bueno. No fuimos perfectos como Dios quería que lo seamos desde el momento en que experimentamos el nuevo nacimiento. Dios ha estado trabajando para llevarnos a la perfección desde entonces. Él ha cortado las ramas que no dieron fruto, y ha podado las ramas que dieron fruto para que produjeran más fruta.

El Registro de la Iglesia

A veces podemos aprender de la historia.

Muchas cosas en la ciencia no son obvias. Dios ha diseñado cosas naturales y espirituales para que solo las descubras si las buscas. Muchos secretos científicos del universo están profundamente ocultos. Nadie hasta hace poco podría haber adivinado el tamaño del universo o la naturaleza de los átomos y las partículas subatómicas.

En el ámbito de la naturaleza, así como en el ámbito del espíritu, Dios ha ocultado muchas cosas a la vista hasta el momento señalado de su descubrimiento y revelación. El mundo religioso se ha preocupado más por suprimir la verdad, tanto natural como espiritual, que descubrirla y promoverla.

Para el observador casual, la tierra parece ser más plana que redonda. Los griegos comenzaron a pensar que era redondo porque se dieron cuenta de que un eclipse de luna era la sombra de la tierra que pasaba sobre él. Vieron que la sombra era curva. También notaron que si viajabas hacia el sur (en el hemisferio norte), el sol y algunas de las estrellas estaban más altas en el cielo. Si fue hacia el norte, el sol estaba más bajo y otras estrellas, como la estrella polar, eran más altas. (Si vas al polo norte, la estrella polar estará arriba).

Todavía pensaban que la tierra era el centro del universo y todo lo demás la rodeaba. Todavía me parece que tenían razón. Fue solo cuando Copérnico y luego Galileo estudiaron el cielo y especialmente los planetas cuidadosamente, que comenzaron a darse cuenta de que la tierra y los planetas giraban alrededor del sol. Con su telescopio, Galileo vio que Júpiter tenía lunas que lo rodeaban, y esto refutó la idea de que todo giraba alrededor de la tierra. Para esto, la iglesia colocó a Galileo bajo arresto domiciliario y lo obligó a retractarse.

Finalmente, cuando la iglesia comenzó a perder la discusión sobre el sol alrededor de la tierra, dijo que no importaba.

Las autoridades religiosas han prosperado en la ignorancia. En el peor de los casos, han querido estar en el lugar de Dios y de Cristo (este es el significado del anticristo) y tener un dominio total sobre los cuerpos, las mentes y los espíritus de las personas. Han intentado destruir la credibilidad de todo lo que no ha procedido de ellos mismos.

Muchos inventos y avances científicos (automóviles, aviones, televisores, computadoras) se han considerado con desconfianza si no han mejorado el poder y la posición del statu quo.

Esta actitud ha sido endémica en todo tipo de grupos de poder religioso, ya sean católicos o fundamentalistas, o creyentes en la Biblia, el Corán o cualquier otro libro. La ciencia puede alejar a las personas de la iglesia organizada, pero nunca las alejará de Dios. La ciencia es el estudio de la obra de Dios.

Daño a la Fe

¿Pero creer en la evolución no dañará la fe de las personas? Sí, lo hará, si esa fe se basa en una interpretación literal de cada palabra de la Biblia. Cuando los jóvenes han sido educados para creer que el creacionismo de 6 días es la única interpretación válida de la Biblia, y que no pueden ser seguidores adecuados de Jesús a menos que lo crean, ciertamente existe un gran peligro de que su fe sea dañada. Pero la culpa no radica en la enseñanza de la evolución. Se encuentra en el falso fundamento que sus bien intencionados maestros de la Biblia les han dado. Se les ha enseñado que no pueden ser seguidores de Jesús y creyentes en la evolución. Esta enseñanza errónea es la que causa daño a su fe.

Para las personas que simplemente creen en Jesús, y en su omnipotente padre Dios, todo estudio de la ciencia, incluido el estudio de la evolución, solo fortalecerá su creencia en la sabiduría infinita de Dios que escribió las leyes de la ciencia e ideó el increíble mecanismo. de evolución a través de la cual crear el universo y llevar a nuestro planeta y a nosotros mismos al estado increíblemente maravilloso que vemos a nuestro alrededor todos los días.

Conclusión

No puedes construir el reino de Dios sobre la mentira. Vivimos en un momento de la historia cuando la iglesia tradicional se está desintegrando y dando paso a un nuevo orden. Las verdaderas tradiciones son para nosotros mantener y transmitir fielmente. Las falsas tradiciones son cadenas y grilletes que nos atarán y nos harán esclavos del hombre y nos robarán nuestra herencia en Dios.

Debemos aprender a buscar a Dios y buscar hasta que podamos distinguir entre los dos. Debemos seguir las instrucciones de Pablo a los tesalonicenses para probar todo y aferrarse a lo bueno.

Traducido por Santiago Leal.